Black Bess, la quinta leyenda de Bugatti

Este convertible especial rinde homenaje al Type 18, un vehículo que fue utilizado por el propio fundador de la empresa Ettore Bugatti a principios del siglo XX.

Salones | conduciendo | 14/04/2014 | Compartir

Una nueva leyenda de Bugatti, la quinta en este caso, se exhibirá en la edición 2014 del Salón Internacional de Pekín. Bajo el marco del programa “Les Légendes de Bugatti”, y luego de la aparición de las ediciones especiales Jean-Pierre Wimille, Jean Bugatti, Meo Costantini y Rembrandt Bugatti, se hará presente en China el quinto y anteúltimo ejemplar, el Black Bess.

Al igual que el resto de la “exclusiva familia de leyendas”, este bólido también está basado en el Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse. La diferencia con los demás es que aquí no se homenajea a ningún histórico piloto de la marca o algún diseñador, sino que se le rinde tributo al legendario Type 18 “Black Bess”, el vehículo utilizado el propio fundador de la empresa Ettore Bugatti.

Con el Type 18, Ettore logró imponerse en la subida al Mont Ventoux de 1912; hecho que conquistó el gusto y el deseo del pionero de la aviación francesa Roland Garros, quien logró cruzar el Mediterráneo en un avión en 1912. Vale destacar que el mote “Black Bess” surgió del nombre de un caballo de carreras.

Del eslogan “del más rápido superdeportivo en los primeros días del automóvil al más rápido súper deportivo de hoy” se desprenden las diferencias mecánicas entre el modelo de principios del siglo XX y el de principios del siglo XXI. Mientras el Type 18 montaba un motor de 4 cilindros en línea y cinco litros de capacidad que le permitían producir más de 100 caballos y llegar a una velocidad máxima de 160 km/h -una hazaña considerada casi increíble para la época-, el flamante modelo 2014 equipa un propulsor de 8 litros W16 que produce 1200 CV, un torque de 1.500 Nm a 3.000-5.000 rpm, puede acelerar de 0 a 100 km en apenas 2,6 segundos y tiene una velocidad máxima de 408,84 km/h con el techo hacia abajo.

El cuerpo del “Black Bess” Vitesse está construido enteramente de fibra de carbono y, al igual que su predecesor histórico, está pintado completamente negro. Sendos detalles dorados en la carrocería y elementos recubiertos en oro de 24 quilates como la herradura Bugatti denotan la categoria del vehículo. Las llantas, como no podía ser de otra manera, son negras.

El interior, por su parte, fue tapizado completamente con “el cuero más fino”. Predomina el tono ligero “Beige” y se combina con un discreto “Havanna” que aparece en otras terminaciones. Asimismo, revestido en cuero rojo carmesí, el aro del volante dibuja una clara referencia al histórico Type 18 “Black Bess”. Este acento también se aprecia en las costuras de los cabezales exteriores de los asientos y en los cinturones de seguridad. En los paneles de las puertas se pintaron a mano imágenes de un avión.

Sólo se fabricarán tres unidades del Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse Black Bess. Si bien no hay indicios de cual será el precio de venta, se puede afirmar que será muy elevado y que, más allá del número final, y al igual que sucedió con las demás “leyendas”, se venderá rápido y sin menoscabar ni un solo centavo.

Loading Facebook Comments ...