BMW i8 Concept, pura tecnología

Este prototipo híbrido de la marca bávara suma una planta motriz novedosa y una estética moderna que refleja los próximos pasos de la firma.

Concept | conduciendo | 02/08/2011 | Compartir

El i8 Concept combina la potencia de un motor turbo de 1.5 litros a combustión que eroga 223 CV con la de un impulsor eléctrico que cuenta con la posibilidad de ser enchufado para ser recargado (característica única). Mientras el motor a gasolina está conectado al eje trasero, el eléctrico se encarga de movilizar las ruedas delanteras.

En cuanto a las prestaciones, el BMW i8 Concept es capaz de alcanzar los 100 km/h en 4.6 segundos y una velocidad máxima de 251 km/h. A su vez, el prototipo está capacitado para transitar 33 km/h en modo eléctrico. De esta manera el carro ofrece un motor con emisiones contaminantes muy bajas, un consumo limitado, tracción en las cuatro ruedas y performance deportiva.

Para otorgarle un diseño equilibrado y dinámico, ambos impulsores se unen entre sí en una quilla energética que provoca un centro de gravedad realmente bajo, esta distribución balanceada (cada eje soporta el 50 por ciento del peso) optimiza sus cualidades dinámicas.

La firma germana utilizó la arquitectura LifeDrive para crear el carro, esta idea consiste en diseñar teniendo en cuenta el uso de la propulsión eléctrica para ubicar las unidades de carga en posiciones óptimas (en contraposición con la tendencia imperante que busca modificar autos tradicionales para implementar las nuevas tecnologías) y utilizar materiales livianos y novedosos. El i8 Concept presenta una unidad funcional conformada por los módulos delanteros y traseros, la jaula del habitáculo y el acumulador de energía.

Según la automotriz, el i8 cuenta con líneas armónicas y dinámicas que delimitan un desarrollo realizado por capas que se superponen. La fluidez del diseño ofrece un aspecto de ligereza constante. Otro rasgo distintivo son sus grandes superficies acristaladas y sus puertas giratorias que se deslizan de forma vertical. Las distintas tonalidades aplicadas a la fibra de carbono de su carrocería proveen al i8 de un atractivo extraordinario.

En su interior, perfectamente capaz de acoger a cuatro personas adultas, se observa una continuación de la idea utilizada para su exterior. Sobresale la combinación entre el color Porcelain White de su estructura con la tonalidad Mocca Town de muchos de sus componentes.

Los indicadores y controladores están ubicados con la intención de crear un ambiente lo más confortable posible para el conductor por lo que se encuentran orientados hacia él. Entre los elementos informativos sobresalen dos pantallas de 8.8 pulgadas que ofrecen imágenes tridimensionales e indican los datos más relevantes del sistema.

Con esta nueva creación, BMW redefine sus objetivos a futuro presentando conceptos novedosos que ofrecen soluciones a las problemáticas actuales.

Loading Facebook Comments ...