BMW Z4 Coupé concept

Sobre la base del conocido y exitoso Z4, BMW planea producir la versión coupé, la que se radicalizará en un ambicioso deportivo de categoría. Por ahora veamos al concept.

Concept | conduciendo | 10/01/2007 | Compartir

Con él, la marca crea una nueva tendencia en términos estilísticos, conceptuales y técnicos. Con sus extraordinarias cualidades, este estudio automovilístico alberga los valores clásicos que distinguen a la marca BMW, y considerando el creciente mercado de coches deportivos selectos y de carácter propio, no resulta más que lógico fabricar en serie un coupé deportivo biplaza capaz de despertar grandes emociones.

La acentuación del largo morro, el habitáculo desplazado hacia atrás y los cortos voladizos en el frontal y la parte trasera, visualizan de modo impresionante los clásicos atributos de BMW: debajo del capó se encuentra un motor de seis cilindros en línea montado longitudinalmente que transmite su potencia al eje posterior para obtener un máximo nivel de dinamismo. Junto con la gran distancia entre ejes y un centro de gravedad desplazado ópticamente hacia la parte posterior, este coupé da la impresión de querer lanzarse a correr, aunque esté aparcado.

El concept-car lleva el nuevo motor de seis cilindros en línea de 3.000 cc y 195 kW/265 CV con par máximo de 315 Nm. Cabe suponer que es capaz de parar el crono transcurridos aproximadamente 5,7 segundos al acelerar de 0 a 100 km/h y su ímpetu sólo termina a los 250 km/h, la velocidad máxima con corte electrónico prevista por BMW para todos sus coches fabricados de serie. El coupé está equipado de los sistemas de regulación del chasis más modernos, lleva la servodirección electrónica (EPS) y, además, un sistema de frenos de alto rendimiento, con lo que la potencia se puede aprovechar y controlar de modo óptimo. La gran rigidez de la carrocería garantiza el dinamismo de la conducción y, al mismo tiempo, consigue que la seguridad en caso de choques sea superior a lo usual en coches deportivos.

La parte acristalada del habitáculo, el "greenhouse" como se llama en inglés, desemboca con una marcada línea recogida en la zaga. De esta manera se realzan ópticamente los pasarruedas posteriores, que resultan más marcados y musculosos. El alerón integrado en el portón trasero garantiza condiciones aerodinámicas óptimas en la tapa del maletero, debajo del alerón.

Cuidando mucho de los detalles, los diseñadores encargados de colores y formas, crearon un interior hecho a medida para el BMW Z4 Coupé. Los modernísimos materiales fueron combinados exclusivamente para este concept-car. Los numerosos elementos de aluminio macizo mate y brillante contrastan entre sí y hacen visible en el habitáculo la avanzada tecnología que distingue a este automóvil. Los pedales de aluminio y la zona de los pies llevan incrustaciones de robusto cuero de crupón. También el maletero se distingue por la combinación de materiales selectos, muy de acuerdo con el equipaje que va a juego.

Los anillos tridimensionales de los relojes del tablero de instrumentos, los radios del volante, las manijas de las puertas, los vanos portaobjetos, los listones junto a las manijas, el botón giratorio para regular el sistema de aire acondicionado, los pedales y el canto inferior del maletero son todos de aluminio macizo, fresados de una sola pieza.

En definitiva, un concept-car con buenas perspectivas en el mercado.

Loading Facebook Comments ...