Tests | conduciendo | 25/02/2016 | Compartir

Contacto: Jeep Cherokee 2016

Nos adentramos a bordo del SUV de Jeep para conocer en mayor detalle las características propias de un vehículo pensado para la aventura.

Jeep nos ha dado la posibilidad de utilizar a su Cherokee 2016 y sacar algunas conclusiones de su comportamiento, equipamiento, funcionalidad y otros rasgos importantes que pueden determinar para que está hecho este vehículo.

El público amante de los todoterrenos sabe que puede dar este clásico modelo de “la casa de las 7 ranuras” a la hora de encarar los diversas superficies que se nos pueden poner delante. En este caso se puede apreciar un vehículo que no ha perdido ese espíritu aventurero aunque creemos que si ha ganado en un aspecto más moderno y armonioso dirigido a una parcialidad que lo puede preferir para el andar citadino.

Su frontal imponente y sus luces delanteras afiladas que pasan más desapercibidas que otras ediciones, se mezclan con un lateral musculoso y un portón llano permite completar el conjunto de este SUV que puede ser utilizado para ir al trabajo cada día.

Dentro del habitáculo se aprecian plásticos duros de buena calidad combinados con los asientos revestidos en cuero que crean un ambiente armonioso y cálido. Además se destaca su pantalla táctil multifunción que puede comandar diversas operaciones a bordo. El tablero compuesto por dos grandes relojes aloja en el centro un display que puede configurarse para reflejar distintas informaciones.

Asimismo el equipamiento más allá de la pantalla con el sistema Uconnect 5.0, ofrece el sistema de ayuda de estacionamiento con cámara trasera, mecanismo de monitoreo de presión de neumáticos y de arranque en pendientes y los controles de tracción y estabilidad como más relevantes. También cabe la posibilidad de incrementar el confort con múltiples características opcionales.

En este caso la versión Latitude 4×4 del Jeep Cherokee 2016 cuenta con el propulsor V6 3.2 litros de 271 caballos de potencia. A este conjunto se le acopla la transmisión automática de 9 marchas. Esta configuración permite que el motor transite sereno en carretera de una forma suave y silenciosa en parte debido a las tantas velocidades disponibles. Su consumo refleja unas 19 mpg para la ciudad, 26 mpg para la carretera y un ciclo combinado de 22 mpg.

Así el Jeep Cherokee se ha convertido un vehículo versátil pensado no sólo para el off-road sino también para el uso diario en la ciudad por su diseño, confort y tamaño (puede aparcarse de manera muy cómoda gracias a sus dimensiones). Su motor, también se ha destacado porque viaja de manera suave gracias a su potencia y transmisión. Este es un combo ideal para para pensar en adquirir una de estas unidades para el paseo con la familia.