Sin categoría | conduciendo | 18/07/2017 | Compartir

i30N, la deportividad de Hyundai

Este modelo dispone de un motor 2.0 T-GDI turbo de 4 cilindros entrega hasta 275 CV y 353 Nm de par. El i30 N llegaría a la Argentina en 2018.

Hyundai decidió lanzar su línea de modelos deportivos bajo la denominación N. Construido sobre la nueva generación i30, el N ha sido desarrollado desde cero para conseguir el máximo placer de conducción, tanto en el día a día como en un circuito. Nacido en Namyang, en el centro de I+D global de Hyundai Motor en Corea, y perfeccionado en Nürburgring, uno de los circuitos más exigentes del mundo y sede del centro de pruebas de Hyundai, donde demostró sus prestaciones.

El puesto de conducción del i30 N muestras los parámetros clave de rendimiento a través de un nuevo panel de instrumentos y de una pantalla flotante de 8 pulgadas, donde destaca un medidor de fuerza G para un seguimiento al instante del rendimiento. El diseño está inspirado en verdaderos vehículos de alto rendimiento; incluye la parrilla frontal en cascada de Hyundai, paragolpes delanteros y traseros de aspecto agresivo y un nuevo spoiler trasero. De acuerdo con el principio “la forma sigue a la función”, el diseño mejora el rendimiento aerodinámico y de refrigeración.

En cuanto a su motorización, cuenta con un turbo de 2.0 litros entrega hasta 275 CV y 353 Nm de torque. Ofrece una respuesta directa con un desarrollo de potencia lineal a través del turbo de respuesta temprana. Cuenta con tracción delantera y una transmisión manual de seis velocidades. La potencia se transfiere al tren de engranajes de manera independiente para estar siempre listo para pasar al siguiente engranaje sin interrupción de par.

El i30 N está diseñado aerodinámicamente para reducir su altura al piso con el objetivo de mantener el chasis firmemente en la carretera cuando se requiere la máxima tracción. El diferencial electrónico de deslizamiento limitado (E-LSD) mejora el agarre y proporciona la máxima potencia a la carretera. El control electrónico de estabilidad (ESC) se puede desconectar por completo con el fin de conseguir la máxima libertad. Y para ofrecer al conductor y al pasajero sujeción y confort, los asientos deportivos N, desarrollados en exclusiva para este modelo, brindan una estabilidad máxima y un gran agarre lateral en todas las situaciones de conducción.

Los frenos cuentan con una función de enfriamiento adicional a través de las tomas de aire del paragolpe delantero. La suspensión controlada electrónicamente (ECS) permite al conductor ajustar el i30 N para adaptar el vehículo a los requerimientos de un circuito de carrera. La alta rigidez del chasis se incrementa gracias a una barra de rigidez ubicada detrás de los asientos traseros. También cuenta con un embrague de alta resistencia construido para durar, mientras que la precisa transmisión manual de seis velocidades tiene recorridos cortos para potenciar la deportividad en el cambio.

Este modelo de la casa surcoreana llegaría al país en 2018.