Kia Rio sedan, prueba de manejo

Sin categoría | Fernando Guido | 07/01/2019 | Compartir

Convengamos algunas cosas desde el inicio: el Rio sedan es un auto basado en un concepto tradicional que a mediano plazo probablemente deje de existir y, es un vehículo pensado para un público que tiene intereses o necesidades básicas para su transporte urbano (al menos en Estados Unidos). Desde ese punto de partida podemos organizar un lógico entendimiento de esta prueba.

En ese contexto este auto va a tener mejores y peores resultados, siempre con las expectativas de un vehículo que se comercializa desde los $ 15.000 aproximadamente (la versión probada costaba un poco menos que $ 20.000.-).

En un primer vistazo nos encontramos que no tiene un atractivo especial. Tampoco es particularmente moderno ni posee líneas que llamen la atención. A pesar de eso es un vehículo actual. En el caso de la versión hatchback creemos que se resolvió mejor la terminación posterior, que le da un aspecto más moderno y deportivo, algo que también suele suceder en sus rivales.

Más en Conduciendo.com: Notas Kia

El frontal es la parte que mejor se modernizó y entendemos que el remate de la versión de tres cuerpos que manejamos es la parte que más deja cuestionarse.

Kia Rio sedan

                                                                        Kia Rio sedan

Sin embargo, este auto pequeño guarda generosas dimensiones interiores. En él pueden viajar cuatro adultos cómodamente sentados y un quinto no tan cómodo. Quiere decir, tiene la habitabilidad de un auto un poco más grande y esto representa una ventaja para el modelo. Obviamente que eso suma confort a sus ocupantes que no tienen que resignar espacio por menos longitud de vehículo.

A pesar que la versión sedán no es tan lograda en su parte trasera, sí permite que su espacio de maletero sea interesante, donde caben 390 litros, lo suficiente para transportar dos maletas medianas y alguna cosa más. Es amplio para el segmento.

En el interior nos encontramos con la nueva tendencia de la marca, con el código de diseño que ya hemos visto en otros modelos de la firma y que tiene la pantalla multifunción integrada a la parte más alta de la consola. También como en la actualidad es un auto con pocas perillas y facilidad de uso de todos los comandos. Justamente, su fácil integración con celulares, a pesar de no ser visualmente tan estético, es un punto a favor en esta interfaz que tanto se valora hoy en día.

El volante es moderno y da un aspecto deportivo. Los relojes del tablero también son actuales y grandes. Por el contrario, el resto del auto da un aspecto más básico en todos sus niveles de equipamiento (incluso en este modelo EX). La calidad de los materiales es en general buena y se encuentra muy bien armado dado que no escuchamos ruidos ni elementos de mala calidad criticables a pesar de su valor; por el contrario, debemos destacar ese punto.

La versión más equipada tiene los suficientes elementos de confort que un vehículo de 2018 debiera incorporar sin pedirle demasiado. No existen lujos ni nada especial para destacar, pero tampoco grandes faltantes que podamos reprochar (quizás en las versiones más económicas sí nos encontraremos con varios elementos menos).

Kia Rio sedan

                                                                            Kia Rio sedan

Su motor es más que suficiente en relación al trabajo para el que se lo concibió. Tiene 130 caballos de fuerza y un pequeño propulsor de 1,6 litros. Esto obviamente permite reducir los consumos de combustible a niveles muy buenos que puede llegar a 25 millas por galón en ciudad.

En la conducción debemos destacar su dirección, apropiada y confortable para viajes urbanos y, aunque la potencia es suficiente, notamos un poco de rumorosidad en su motor que se combina con una transmisión automática de seis marchas que no nos ha traído mayores problemas, es suave y eficiente.

Probablemente el Rio es un vehículo que porte la llave de ganador en países europeos o asiáticos, mientras que en Estados Unidos es un auto que no tenga tanto volumen como en esos lugares donde ha ido sabiendo como captar público que tiempo atrás se volcaba a otras marcas  con gran éxito y eficacia, acompañado de buenos resultados en confiabilidad, calidad y garantías extendidas.

Sus rivales más directos son el Hyundai Elantra, Ford Fiesta sedán o el Toyota Yaris que ya se ha actualizado para 2019. Probablemente su rival más fuerte sea su hermano mayor, el Kia Forte, que es más moderno, un poco más grande y se comienza a vender desde menos de $ 18.000, por debajo de esta versión más equipada del Rio.

La conclusión es que el Rio ya es un auto consolidado, nos ofrece confiabilidad y una compra segura como tanto tiempo ha caracterizado a Toyota, pero no contempla ningún aspecto sobresaliente, aunque cumple en casi todo.

Loading Facebook Comments ...