Mercury Milan 2006

Diseñado para ser el "vehículo más joven" de la marca, este sedan mediano apunta principalmente a un público de entre 26 y 35 años.

Sin categoría | conduciendo | 16/01/2007 | Compartir

El Mercury Milan tiene como objetivo enfatizar la estrategia de crecimiento de esta división del grupo Ford a través de la transmisión de su nueva identidad –diseños modernos y espirituosos, interiores funcionales y personalidad ciudadana- a un sedan de tamaño mediano y precio económico. El público al que apunta este vehículo es el de la denominada generación X: Adultos jóvenes, usualmente profesionales. Esto implica todo un desafío para Mercury, ya que esta franja ectaria es un target al que nunca antes se había dirigido.

Las líneas exteriores del Milan son una clara muestra de la filosofía metropolitana del vehículo, con formas inspiradas en la arquitectura ciudadana moderna. Además, este sedan se identifica estéticamente de manera muy evidente con la nueva generación de autos y camionetas de Mercury; los rasgos familiares comunes son la parrilla de ranuras verticales, las líneas simples y puras, el diseño de las luces traseras LED y los múltiples detalles en aluminio satinado. El interior del Milan, aunque simple, es elegante y funcional. Un reloj analógico le da un toque de sobriedad al conjunto mientras que los apliques de aluminio en la consola central contrastan armonicamente aportando modernidad. Otro rasgo en común con los demás miembros de la familia Mercury lanzados recientemente (y una novedad para un vehículo de este segmento) es la ambientación del habitáculo en dos tonos. Y todo esto tiene directa relación con el nombre que se le ha puesto a este automóvil: La rama Mercury del grupo Ford se ha caracterizado históricamente por su especial cuidado de lo estético. Y Milan, por su parte, es uno de los principales centros mundiales de la moda y el diseño.

Las opciones de motorización para el Milan son el Duratec I-4 de 4 cilindros, 2.3 litros y 160 HP de potencia máxima o el Duratec 30 V6 de 3 litros de cilindrada y 221 HP de potencia. El primero de estos impulsores puede venir acoplado a una caja manual o a una automática (ambas de 5 marchas), mientras que el más potente de estos motores solo está disponible con una caja de velocidades automática de 6 marchas. Los dos motores que equipan al Milan cumplen con las más exigentes normas anti-contaminación a nivel mundial.

Entre los elementos de equipamiento de confort y seguridad con los que Mercury dotó al Milan se destacan la regulación eléctrica de posición de las butacas delanteras, el equipo de audio con CD, la apertura remota y centralizada de puertas, los 4 alzacristales eléctricos, 6 air bags, espejos retrovisores regulables eléctricamente y calefaccionados y asientos traseros rebatibles en forma 60/40. A todo esto se suma una estructura de gran rigidez (diseñada bajo los parámetros de la nueva arquitectura CD3 de la marca), que asegura un comportamiento más franco del vehículo en cualquier circunstancia de manejo y que además fue concebida con zonas programadas de deformación, para el caso de eventuales colisiones.

El Milan es uno de los bastiones de los que se servirá Mercury para llevar a cabo un ambicioso plan de crecimiento, que prevé el aumento de sus ventas de 300.000 a 500.000 unidades para el fin de la presente década.

El nuevo Mercury Milan ya está disponible en el mercado estadounidense.

Loading Facebook Comments ...