Pontiac Solstice

Buscando captar el espíritu de los los roadsters clásicos, Pontiac creó este bello y pequeño convertible de dos plazas y tracción trasera. El nuevo Solstice se destaca por su comportamiento alegre y vivaz y su atrevido diseño.
El solsticio sucede cuando el sol pareciera "detener su marcha" al llegar a su punto de mayor lejanía con la tierra. Esto sólo ocurre 2 veces por año y es en aquellos momentos de estaticidad cuando los rayos solares caen en forma perpendicular sobre el trópico de cáncer. Nada más opuesto a esa idea de quietud, sin embargo, que las sensaciones de movimiento y dinamismo que genera el diseño del nuevo Pontiac Solstice. Además, la curvilínea figura de este roadster se opone con vehemencia al concepto de perpendicularidad.

Ok, la elección del nombre quizás no haya sido la más feliz. Pero el resto de los aspectos que hacen al diseño y construcción del Solstice eclipsan ese simple error.

El Solstice salta enseguida a la vista como un vehículo con personalidad. Y esto esta dado por su original y moderno diseño, con detalles de estilo minimalista, y también por su configuración de roadster, es decir, de convertible liviano de solo dos plazas. En sus líneas esta eficazmente plasmada la identidad de los nuevos Pontiac, con una parrilla cromada de gran tamaño dividida en 2 partes. Un elemento muy fuerte en el diseño del Solstice son las ondulaciones que continúan la línea de los aros anti-vuelco y fluyen desde la parte trasera del habitáculo hacia la cola del vehículo. Estos elementos ya estuvieron presentes hace algunos años en el prototipo de BMW a partir del cual nació el Z8. Sin embargo, a diferencia de Pontiac, BMW decidió quitar del modelo que finalmente vio la luz estos elementos.

El motor del Solstice es un sofisticado y compacto 4 cilindros de la familia Ecotec, con 2.4 Lts de cilindrada, 177 HP @ 6600 rpm de potencia y 166 Lb-pie @ 4800 rpm de torque. Con este impulsor, el pequeño Pontiac puede llevar con soltura sus 1297 Kgs. Pero, atención, no estamos aquí ante un deportivo pura sangre. Si lo que el conductor busca es el máximo de prestaciones, tendrá que ir a buscar automóviles de mayor cilindrada y precio. Para personas con billetera y pie derecho un poco menos ambiciosos, sin embargo, el Solstice será una más que interesante opción.

El comportamiento del Solstice cumplirá con creces las expectativas de quién busque un roadster de buen comportamiento dinámico: La casi perfectamente balanceada distribución de pesos entre ambos trenes de rodaje y la tracción trasera permiten a este Pontiac desplazarse y virar a altas velocidades con mucha seguridad. Este efecto esta potenciado además por la gran fortaleza de su estructura, a la cual el hecho de ser un convertible pareciera no afectar. La caja de velocidades manual de 5 marchas agrega diversión al manejo, aunque para principios del próximo año se espera también el agregado de una opción automática, también de 5 cambios.
El contorno del parabrisas, lo mismo que los aros detrás de los apoyacabezas, hacen las veces de barras anti-vuelco y están cromados, generando un interesante contrapunto visual con el resto de la carrocería.

Una lástima verdaderamente es la falta de una capota rígida en lugar de la de cuerina con luneta vidriada que equipa al Solstice. Su eficiencia y rapidez de funcionamiento son, sin embargo, elogiables.

El equipamiento del Solstice es bastante básico en su versión Standard, pero existen diversos paquetes de opcionales que hacen a un mayor confort y seguridad, agregando elementos como control de velocidad crucero, tapizados de cuero, equipo de audio con MP3 y sistema de seguridad y telefonía satelital OnStar.










Ariel P. Lotersztein