Salón de Ginebra: Opel Corsa OPC

El modelo de la marca alemana tiene un motor turbo de 1.6 litros con 207 caballos de potencia que le da la posiblidad de alcanzar los 230 km/h. y el 0 a 100 km/h en sólo 6,8 segundos.

Sin categoría | conduciendo | 03/03/2015 | Compartir

El Opel Corsa (bajo el nombre de Chevolet) es un modelo que se comercializó en el mercado argentino hace unas décadas y se transformó en un éxito dadas sus condiciones y cualidades que lo asemejaban al vehículo que se comercializaba en Europa. El cambio de pensamiento de comercialización para los países emeregentes ha hecho que en Argentina nos tengamos que conformar con los automóviles producidos exclusivamente para el MERCOSUR y mirar desde lejos estas unidades novedosas.

A pesar de que su llegada al país es nula, siempre es bueno conocer los productos de General Motors que están en el viejo continente. El Opel Corsa OPC impresiona por su motor 1.6 turbo con 207 CV, un alto par motor, ágil comportamiento y un aspecto de auténtico deportivo.

Siguiendo la tradición de los OPC, el tope de gama de la familia Corsa se identifica inmediatamente como un miembro de la familia de altas prestaciones. En la parte delantera del distintivo capó tiene un pequeño abultamiento que le da una sensación visual de deportividad. Los faldones laterales dinámicamente formados con anchos pasos de ruedas crean la oportuna conexión con la parte trasera. El diseño se mantiene cuando se observa la parte trasera con spoiler sobre el portón y la doble salida de escape.

En el interior también se ha creado un ambiente deportivo. Los asientos Recaro, que ofrecen al conductor y al acompañante una perfecta sujeción incluso en la más exigente sucesión de curvas. El volante forrado en cuero y achatado en la parte inferior, el pomo de la palanca de cambios OPC y los pedales deportivos de aluminio, junto con los característicos instrumentos OPC, completan el interior.

Bajo el capó, el motor turbo naftero con 207 CV. El 1.6 litros entrega un par máximo de 245 Nm entre las 1.900 y las 5.800 rpm – además, cuenta con una función overboost que aumenta esta cifra en 35 Nm más, llegando a los 280 Nm. Se ha prestado gran atención a la entrega de par motor, ampliando la zona de par máximo en comparación con el motor de la generación anterior.

La potencia del motor OPC se traslada a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de seis velocidades de recorridos cortos y precisos. Con ello, el Corsa OPC acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,8 segundos y recupera de 80 a 120 km/h en quinta velocidad en sólo 6,6 segundos. La velocidad máxima es de 230 km/h. A pesar de estas cifras tan impresionantes, el consumo de combustible es de unos moderados (teniendo en cuenta las prestaciones) 7,5 litros cada 100 kms en ciclo combinado, lo que equivale a unas emisiones de 174 gr de CO2 por km.

Con el fin de trasladar la potencia al suelo de la mejor manera posible, los ingenieros de Opel han trabajado conjuntamente con los especialistas en amortiguación de Koni para desarrollar un chasis que ofrezca una innovadora amortiguación. Además, un control electrónico de última generación permite seleccionar diferentes modos de actuación del control electrónico de estabilidad ESP y del control de tracción TC. En el modo “competición”, por ejemplo, el control de tracción permanece desactivado y el ESP es considerablemente menos intrusivo. Para aquellos conductores experimentados, a los que les gusta llevar el coche hasta sus límites en un circuito, el control electrónico de estabilidad ESP se puede desconectar completamente con sólo pulsar un botón.

El Opel Corsa OPC es un pequeño deportivo que no llegará al mercado pero que realmente vale la pena conocerlo.

Loading Facebook Comments ...