Test: Audi A3 Sedán 1.4 TFSI S-Tronic

El más pequeño de los sedanes se caracteriza por tener una rendidora combinación mecánica, un gran confort de marcha y la típica calidad interior de la marca.

Pruebas | conduciendo | 22/01/2016 | Compartir

El nacimiento del Audi A3 Sedán fue toda una novedad mundial cuando se presentó en el Salón de Nueva York 2013. Más allá que dos años antes había mostrado un concepto, esta nueva variante de producción en serie comenzaba a ofrecer una opción con estas características (con baúl) donde antes solo estaban disponibles las versiones de tres y cinco puertas.

Como indican los tiempos en la industria (o tal vez un poco más), recien hace poco más de un año llegó esta opción al país. Un modelo que en aún está afectado a los impuestos internos, pero que con la nueva escala comenzó a ofrecer un precio acorde al mercado.

Siguiendo la línea de la marca, su diseño exterior tiene una estética deportivo pero con el agregado del baúl le da una pizca de elegancia que, a mi gusto, le da una combinación perfecta. En la parte delantera tiene la típica parrilla hexagonal que lleva el logo en la parte superior y los faros delgados con luces diurnas de LED. A su vez, la marcada línea de cintura, los guardabarros posteriores ensanchados y los faros traseros LED, le confieren un estilo agresivo.

Desarrollado sobre la nueva plataforma modular MQB, el modelo tricuerpo es más amplio que sus hermanos hatch. A pesar que suene lógico, muchas veces no es así. Comparado con el A3 Sportback (el de cinco puertas), el sedán es 14,6 cm más largo (4,45 m), 1 cm más bajo (1,41 m) y 1 cm más ancho (1,79 m). Por último, la distancia entre ejes es la misma. Donde si la lógica tiene sentido es en la capacidad de carga. Esta opción ofrece unos 425 litros de espacio en el baúl, superando ampliamente a los 380 litros del A3 Sportback. –ver ficha técnica

El espacio interior es similar a las versiones hatchback pero tiene una gran diferencia. Las cuatro puertas hacen que realmente sea cómodo el ingreso y eso brinda que cuatro adultos se puedan ubicar sin problemas. La posición de manejo es baja y las plazas delanteras son espaciosas. Todo el habitáculo tiende a ser sobrio sin demasiados botones. Lo más importante es la pantalla de 5,8 pulgadas que muestra toda la navegación (infotainment móvil y sistema MMI) y la computadora de a bordo que brinda todo tipo de datos respecto al estado del vehículo. Para aplaudir es la disposición de este monitor que se despliega o se oculta en la consola con sólo presionar un boton.

En cuanto a su motorización, el A3 Sedán incorpora el 1.395 cm3 que alcanza una potencia máxima de 122 caballos entre las 5.000 y 6.000 revoluciones por minuto, mientras que el torque máximo, de 200 Nm, aparece entre los 1.400 y 4.000 rpm. Sabiendo que en el mercado hay una opción con 180 CV, los 122 CV parecen pocos pero con el paso del tiempo te vas acostumbrando a las prestaciones que están pensadas para un reducido consumo de combustible.

La conjunción entre el impulsor y el funcionamiento del sistema Start-Stop (apaga el motor cada vez que el auto se detiene en los semáforos y el tráfico) resultó una excelente cifra en cuanto al consumo de combustible. Los casi seis litros cada cien kilómetros que hizo en recorrido mixto (ciudad y ruta) están dentro de los mejores del segmento. Según números informados por la marca, la velocidad máxima es de 217 km/h. y la aceleración de 0-100 la hace en 8,4 segundos.

Otra características que no me canso de destacar es la caja S-Tronic de siete marchas y doble embrague. Cambios suaves, precios y rápidos. Además, cuenta con las levas al volante que da la opción de realizar los pasos manualmente, junto con el modo Sport.

Fiel al estilo de la marca de ofrecer “millones” de opcionales, pero hay algunos ítems que llama la atención que no los tenga. Un ejemplo de ello es que no cuenta con puerto USB pero si está la posibilidad de conectar un dispositivo por medio del Bluetooth, tarjeta SD o almacenar la música en el Jukebox. A pesar de estas rarezas, el A3 Sedán es un modelo completo y con una calidad muy superior con respecto a los autos que se fabrican en (y para) el MERCOSUR.

Paquete Technology

Volante de cuero multifunción con levas de cambio
Faros delanteros Xenón
Interfaz Bluetooth
Iluminación interior en tecnología LED
Apoyabrazos central delantero

Paquete Cuero

Tapizado en Cuero Milano
Techo panoramico electrico
Indicador de presión de neumáticos

Paquete Alcantara

Tapizado en Alcantara/Cuero
Asientos delanteros deportivos
Techo panoramico electrico
Indicador de presión de neumáticos

El equipo de seguridad también tiene un sinfín de opcionales, pero esta unidad tenía entre lo más destacado: siete airbags, faros antiniebla, sistema de arranque en pendiente, asistente sonoro para el estacionamiento, dirección asistida adaptable a la velocidad y ganchos ISOFIX para ajustar silla de niños.

Seguridad

Airbag de rodilla para el conductor
Airbags delanteros laterales y para la cabeza
Airbags delanteros para conductor y acompañante
Airbags laterales traseros (O)
Audi active lane assist. Apoya al conductor a mantener el carril (O)
Audi drive select. Modo Confort, Efficiency, Dynamic y Automático (O)
Asistente de arranque en pendientes (O)
Asistente de estacionamiento con indicación selectiva 90° o 180° (O)
Sensores de estacionamiento trasero / con cámara de marcha atrás (O)
Audi pre sense basic (O)
Control antideslizante ASR
Control de estabilidad ESP con mecanismo electrónico de bloqueo transversal
Control de velocidad crucero (O)
Direccion asistida electromecanica
Freno de estacionamiento electromecanico
Tren de rodaje deportivo (O)

El Audi A3 Sedán es una gran variante para un segmento donde las opciones no abundan. Con la gran rebaja en el valor, que sufrió por los cambios en las escalas del impuesto, este modelo se acerca a los precios de sus competidores de las marcas generalistas. Por supuesto sigue habiendo una diferencia, pero estas son totalmente proporcionales a la calidad del producto que cada una de las automotrices ofrece.