Veyron Grand Sport Vitesse 1 of 1, un viaje al pasado

Esta edición del roadster de producción más rápido del mundo lleva los colores negro y amarillo en homenaje a ejemplares tales como el Type 41 Royale, el Type 55 o el Type 44.

Novedades | conduciendo | 21/08/2014 | Compartir

Además de utilizar el marco del concurso de elegancia de Pebble Beach para enseñar el abanico completo de sus seis Leyendas, Bugatti aprovechó el evento californiano para develar al Veyron Grand Sport Vitesse “1 of 1”, su última creación.

Esta nueva edición especial fue construida, obviamente, por los ingenieros de la compañía, aunque gracias al programa de personalización que la firma ofrece también participó de las decisiones el comprador, un adinerado singapurense del cual no se conoce la identidad ni el monto de dinero que tuvo que desembolsar.

Fiel a su condición de “1 of 1”, este particular y exclusivo Veyron Grand Sport Vitesse posee una carrocería descapotable bitono en donde se combinan el negro y el amarillo, dos de las tonalidades favoritas de Ettore Bugatti y su hijo Jean, y que figuraban en ejemplares tales como el Type 41 Royale, el Type 55 o el Type 44. De hecho, para su presentación se le pidió al Museo del Automóvil de Millin, Estados Unidos, una unidad del Type44 de finales de los años 20 que lleva estas mismas tonalidades.

El negro es el color que tiene mayor presencia, mientras que el amarillo recorre toda la parte superior y va desde la zona delantera hasta la trasera, iniciando debajo de los faros, pasando por los laterales del capó y subiendo por el parante A, hasta quedar por encima del difusor. La parrilla, por su parte, ostenta también un marco amarillo y lleva un entramado único que está conformado por las letras “L” y “P”, iniciales del flamante dueño. Otro detalle de la parrilla es que porta una réplica del antiguo logo de Bugatti, aunque este es algo más grande. Si bien las llantas son negras, su perfil es amarillo.

Como no podía ser de otra manera, en el habitáculo vuelve a hacerse presente la misma combinación de colores. Una vez más predomina el negro, aunque las costuras del volante, los asientos y la palanca de cambios; en los logos Bugatti de los apoyacabezas, en los bordados de las alfombras, en la firma impresa en la consola central y en el grabado que figura entre las butacas, que en este caso es la figura de un Type 35, vehículo que entre sus hazañas ostenta haber conseguido más de 2.000 victorias en competición.

Otro detalle del interior que se destaca es la manera en la que están fabricados los paneles de las puertas con dos tipos de cuero, uno amarillo en la parte inferior y otro negro en la parte superior. Mediante la utilización de una nueva técnica láser, se perfora la capa superior y se crean pequeños agujeros que dejan a la vista la capa inferior, lo cual recrea la silueta de un Veyron.

Al margen de todas estas terminaciones únicas, la mecánica vuelve a utilizar un propulsor central W16 de 8 litros que genera 1200 caballos de potencia y 1.500 Nm a 3.000-5.000 rpm de torque que le permite viajar de 0 a 100 km/h en sólo 2,6 segundos y lograr una velocidad máxima de 254 mph con el techo hacia abajo.

No caben dudas de que se ha realizado un trabajo muy duro para lograr que el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse “1 of 1” salga a la luz y se adecue a los gustos del cliente; pero su valor de venta seguramente justificó cada gota de sudor.