Golf R: el supremo ha llegado con 320 CV

NoticiasNovedades | Matias Muro | 04/11/2020 | Compartir

El Volkswagen Golf R se pone al día con el resto de la gama de la octava generación con su estirpe deportiva y un motor de 320 CV.

Un año después de darse a conocer el “octavo capítulo”  de su historia, finalmente la versión más radical se pone a tono, el Volkswagen Golf R ya esta aquí.

Esta variante se sitúa en la “punta de la pirámide” por encima de los GTI,  GTE o GTD y del recientemente develado GTI Clubsport.

Debajo del capó, el Volkswagen Golf R esconde el propulsor 2.0 TSI que le otorga unos 320 caballos   de fuerza (65 CV extra con respecto al GTI) directos al pie derecho.

Se combina con la transmisión de doble embrague DSG de siete marchas que se dirige a los cuatro neumáticos gracias al sistema de tracción 4Motion.

Más en Conduciendo.com: Notas Volkswagen

Con este conjunto el Volkswagen Golf R necesita de 4,7 segundos para alcanzar los 100 km/h con partida detenida y su velocidad está limitada a 250 km/h aunque puede marcar unos 270 km/h.

A su vez, suma dos modos de conducción denominados Special y Drift. El primero ofrece una puesta a punto derivada del mítico circuito alemán.

El segundo le brinda más poder al eje trasero y deja de lado el funcionamiento del ESP para poder inclinar el vehículo de la mejor manera.

Por fuera, el Volkswagen Golf R incluye el kit R-Performanc donde se destacan el paragolpes delantero agresivo con splitter y las llantas deportivas de 19 pulgadas con pinzas de freno del color de la carrocería.

También se ha reducido en 20 milímetros su altura y se complementan el alerón trasero amplio, un difusor y las cuatro salidas de escape.

El interior posee los asientos deportivos con el logo que identifica a la versión y apoyacabezas integrado.

La pedalera en aluminio y los detalles en fibra de carbono denotan para que fue hecho.

Por otro lado, el tablero de instrumentos digital posee una estética denominada Sport-Skin con un cuentarrevoluciones más generoso.

También se puede monitorear otros parámetros de la conducción como la fuerza G o la presión del turbo.

El Golf R de Volkswagen hace su aparición  para tomar contacto  con el asfalto de manera inmediata.